top of page

Rutina de limpieza facial completa para todo tipo de pieles



Una piel sana es la base de la verdadera belleza. Irradia un resplandor natural y juvenil que viene de dentro. Para conseguirlo, es importante seguir una rutina de limpieza facial (más conocida actualmente como rutina de skincare) adaptada a tu tipo de piel, con productos cosméticos naturales de calidad y un orden de rutina facial correcto. De este modo, no sólo conseguirás que tu piel tenga el mejor aspecto posible, sino que también te asegurarás de que recibe los nutrientes vitales y los ingredientes naturales que necesita para mantenerse sana y bella. Con los productos y la rutina adecuados, puedes revelar fácilmente tu brillo juvenil natural y mantenerlo en su mejor estado durante años.

Rutina de cuidado facial: cómo saber tu tipo de piel


El tipo de piel y la salud están directamente relacionados, por lo que es importante saber qué tipo de piel tienes. Existen cinco tipos principales de piel, cada uno de los cuales requiere un nivel diferente de cuidados faciales en torno a la hidratación y nutrición.


La piel seca puede ser normal, sobre todo en los meses más fríos, pero también puede indicar un problema más grave. Si conoces tu tipo de piel y la mantienes limpia e hidratada, podrás conservarla en buen estado y evitar muchos problemas cutáneos comunes.


Pieles grasas, mixtas y normales: las pieles grasas, mixtas y normales suelen aparecer en personas con una producción natural de sebo elevada. Suelen aparecer en la frente, las mejillas y la barbilla, y pueden parecer brillantes a los ojos de los demás. Aunque las personas con este tipo de piel pueden sentirse un poco acomplejadas por este hecho natural, en realidad es algo bueno. El sebo producido por la piel la mantiene hidratada y protegida del clima.


La piel seca suele ser el resultado de una baja producción de sebo. Es mucho más común en las mujeres y se caracteriza por picor y descamación de la piel. La piel seca es extremadamente incómoda y puede remediarse con una dieta sana y una rutina de limpieza facial adecuada. La piel seca también puede ser un signo de afecciones más graves, como eczema y dermatitis, por lo que es importante determinar la causa y buscar ayuda si es necesario. Desde Farmacia Llácer te invitamos a seguir leyendo este artículo.


Crea una rutina de limpieza facial personalizada


El orden de rutina facial es importante. Tu rutina de limpieza facial debe adaptarse a tu tipo de piel y ser lo más sencilla posible. Una buena regla general es limpiarse la cara dos veces al día, una por la mañana y otra antes de acostarse. Si lo hace más veces, su piel se limpiará en exceso e incluso podría irritarse. Las personas con piel seca deben tener especial cuidado durante los meses más fríos, cuando el aire es más seco, ya que una limpieza excesiva puede resecar mucho este tipo de piel. Para todos los tipos de piel, es importante utilizar un limpiador facial suave que no elimine la grasa natural de la piel. Para las pieles grasas y mixtas, se recomienda un limpiador facial sin aceites. Esto ayudará a eliminar el exceso de sebo y el exceso de suciedad y mugre del día sin despojar a la piel de sus aceites esenciales. Las pieles normales y secas pueden utilizar casi cualquier tipo de limpiador, pero deben evitarse si la piel es extremadamente seca. Sobre la famosa pregunta: qué va antes el sérum o la crema, por supuesto que el sérum, ya que ayuda a liberar la piel de la suciedad acumulada por el día.


La importancia de utilizar productos cosméticos naturales de calidad


Utilizar productos cosméticos naturales de calidad es esencial para mantener la salud y vitalidad de la piel. Están formulados con ingredientes naturales, por lo que son más suaves con la piel y no contienen las sustancias químicas agresivas que se encuentran en los productos cosméticos habituales. Estos ingredientes aportan a la piel los nutrientes que necesita para mantenerse joven y vital, al tiempo que le proporcionan una barrera protectora frente a elementos como los rayos UV. Elegir cosméticos naturales no sólo es bueno para la piel, sino también para el medio ambiente. No contienen OMG ni crueldad con animales, se obtienen de forma sostenible y a menudo contienen ingredientes cultivados localmente para reducir su huella de carbono. Esto es importante no sólo para nuestro mundo, sino también para tu piel. Los ingredientes naturales son mucho más suaves con la piel sensible que los productos químicos sintéticos, por lo que es menos probable que causen irritación o erupciones.


Las ventajas de usar cosméticos naturales


Utilizar cosméticos naturales tiene muchas ventajas. Suelen estar disponibles en variedades veganas, sin gluten y sin frutos secos, y pueden aliviar a quienes tienen la piel sensible. También ofrecen un mayor nivel de hidratación que los productos cosméticos normales, lo que puede ser especialmente beneficioso para quienes tienen la piel seca. Los cosméticos naturales no contienen conservantes, alcohol ni sustancias sintéticas perjudiciales para la piel. Tampoco contienen fragancias artificiales que algunas personas consideran irritantes, por lo que pueden ser una mejor opción para quienes tienen la nariz sensible. Además, los cosméticos naturales son biodegradables y no se testean en animales. Suelen ser menos caros que sus homólogos sintéticos, por lo que pueden ser una gran opción para quienes tienen un presupuesto limitado. Utilizar cosméticos naturales es también una forma fácil de reducir la huella de carbono y llevar un estilo de vida más respetuoso con el medio ambiente.


Diferentes productos cosméticos naturales y sus usos


Saber qué productos usar para una correcta rutina de limpieza facial es muy importante. Te dejamos una breve lista sobre los productos básicos que debe contener tu rutina de skincare:


Limpiadores naturales


Los limpiadores naturales son una forma estupenda de limpiar y eliminar las impurezas de la piel. Suelen estar hechos de mantecas y aceites suaves, como el aceite de coco, el aceite de oliva y el aceite de almendras. Estos aceites son ricos en vitaminas y minerales beneficiosos para la piel y pueden utilizarse en todo tipo de pieles. Algunos limpiadores naturales también contienen exfoliantes que ayudan a eliminar las células muertas y dejan la piel más luminosa y tersa. También puedes apostar por las cremas para limpiar la cara.





Mascarillas faciales


Las mascarillas faciales son una forma estupenda de mimar la piel y darle un aspecto más luminoso. Las hay de muchos tipos y fórmulas, así que seguro que hay una que se adapta mejor a tu tipo de piel. También hay una gran variedad de mascarillas faciales que pueden tratar problemas específicos del cuidado de la piel, como manchas, poros y pigmentación.


Sérum


Los sérum suelen pasarse por alto, pero son una parte esencial de cualquier rutina de cuidado facial. Se aplican para la limpieza y ayudan a eliminar las impurezas de la piel. Son especialmente beneficiosos para quienes tienen la piel seca, ya que pueden ayudar a aportar a la piel la hidratación que tanto necesita.


Cremas hidratantes


Las cremas hidratantes se aplican después de la limpieza y antes de acostarse. Son una parte esencial de cualquier rutina de cuidado de la piel y son ideales para todo tipo de pieles. Ayudan a fijar la hidratación y a mantener la piel suave y flexible.


Consejos para encontrar los mejores cosméticos naturales para tu tipo de piel


Al comprar cosméticos naturales, es importante encontrar productos que se adapten a tu tipo de piel. Para ello, fíjate en los ingredientes y averigua qué beneficios aportan a tu piel. También es importante oler el producto antes de comprarlo. Debe poder oler los ingredientes clave y el producto debe oler fresco y natural. Si no estás segura de un producto o vas a cambiar de cosméticos sintéticos a naturales, es buena idea que visites a un dermatólogo para que te aconseje cuáles son los mejores para tu tipo de piel. Así evitarás efectos secundarios indeseados y mantendrás tu piel sana.


Consejos para sacar el máximo partido a los productos cosméticos naturales


  • Limpieza suave. Ten siempre cuidado al limpiar la piel y evita los movimientos agresivos. Lo mejor son los movimientos suaves y circulares, y el agua debe estar tibia o a temperatura ambiente para no quemar la piel. Límpiate la cara dos veces al día, una por la mañana antes de maquillarse y otra antes de acostarse.

  • Evita la siesta del mediodía. Aunque pueda ser tentador, intenta resistirte a la siesta del mediodía. Dormir con la cara hacia abajo puede obstruir los poros y provocar brotes.

  • Mantente hidratada. Beber mucha agua es esencial para tener un cutis sano y radiante. También ayuda a mantener la piel libre de impurezas y de toxinas que pueden ser perjudiciales para la piel.

  • Evita fumar. Fumar es perjudicial para muchas partes del cuerpo, incluida la piel. Puede dañar la piel, provocar un envejecimiento prematuro y causar acné.

Errores comunes que debes evitar al utilizar productos cosméticos naturales

Cometer algunos errores sencillos al utilizar cosméticos naturales es fácil, pero pueden evitarse fácilmente. No tengas miedo de experimentar con diferentes productos, pero asegúrate de leer las instrucciones para evitar efectos no deseados. No abuses de los productos exfoliantes. Exfoliar puede ser estupendo para tu piel, pero es importante tener cuidado con esta parte de tu rutina de limpieza facial. Es mejor evitar la exfoliación dos días antes de un gran acontecimiento u ocasión especial, ya que puede resecar y descamar la piel. Tampoco tengas miedo de hidratarte: las cremas hidratantes son estupendas para mantener la piel hidratada y sana. Sin embargo, a muchas personas les preocupa utilizarlas porque tienen la piel grasa. Esto puede ser un error, ya que las personas con piel grasa pueden beneficiarse de las cremas hidratantes. Por último, no descuides el contorno de los ojos: es tan importante como la piel.


1 visualización0 comentarios
bottom of page